¿Quién fue San Marcos?; ¿Por qué es San Marcos patrón de Torrequebradilla?; La imagen de San Marcos; Una tradición propia: los roscos de San Marcos.
¿Quien fue San Marcos?

A pesar de ser universalmente conocido como uno de los cuatro evangelistas, poco es lo que sabemos de la vida de Juan Marcos, como se conoce a San Marcos en el Libro de los Hechos de los Apóstoles. El Nuevo Testamento incluye varios detalles biográficos sobre su persona aunque dispersos y en ocasiones contradictorios.

Se desconoce la fecha exacta de su nacimiento y también el lugar – se cree que pudo ser Jerusalén o Alejandría – si bien sabemos que conoció personalmente a Jesucristo y que era muy joven cuando Jesús fue condenado a muerte.

La primera vez que se habla de él en el Libro de los Hechos es cuando se relata la salida milagrosa de San Pedro de la cárcel por obra de un ángel que le abre la puerta y se dirige “a casa de María, madre de Juan, por sobrenombre Marcos, donde muchos hermanos se hallan congregados en oración”.

Esta buena mujer, quizá viuda, pues su marido no se nombra nunca, vivía en una casa espaciosa y bien amueblada. En esta casa – según algunos estudiosos – celebró Jesús la Última Cena, se reunieron los discípulos tras la Ascensión del Señor y tuvo lugar la venida del Espíritu Santo. También podría ser de María el huerto de Getsemaní, en el Monte de los Olivos, donde se produjo el prendimiento de Jesucristo.

De acuerdo con lo anterior, Juan Marcos habría nacido en una familia acomodada. Parece ser que su padre había sido sacerdote del Templo de Jerusalén e impuso a su hijo, según la tradición helenista, dos nombres: uno judío, Juan, y otro romano, Marcos.

Juan Marcos era un crío cuando Jesús predicaba e iba a su casa. Se cree que pudo ser él el chaval que, envuelto en una sábana, seguía a Jesús la noche en que éste fue apresado en el Huerto de los Olivos.

Tras la muerte de Jesús, la casa de la madre de Juan Marcos siguió siendo frecuentada por los apóstoles, especialmente por San Pedro, que bautizó a Marcos y que sentía un gran afecto por él. Le llamaba “mi hijo Marcos” (1 Pe 5, 13).

Allá por el año 44, Juan Marcos decidió marcharse con su primo Juan Bernabé hacia la ciudad de Orontes, donde éste fue enviado a predicar el cristianismo. Bernabé pidió ayuda a San Pablo para esta tarea y juntos los tres viajaron por Antioquía, Chipre, Salamina, Panfilia y otros lugares. En estos viajes sufrieron el acoso de ladrones y otras muchas penalidades. Juan Marcos no lo soportó y decidió regresar a Jerusalén junto a su madre.

En el año 49, Pablo y Bernabé volvieron a Jerusalén y allí deciden ir de nuevo a Antioquía para interesarse por los cristianos que habían bautizado en su anterior viaje. Juan Marcos quiere ir con ellos, pero Pablo se negó a ello ya que en el primer viaje los había abandonado. Ante este desacuerdo, Juan Marcos fue con Bernabé a Chipre.

Al regreso de este viaje, entre los años 50 y 60, Juan Marcos estuvo junto a San Pedro en Roma. Poco sabemos de su estancia en esta ciudad aunque es seguro que desde allí hizo algunos viajes, en concreto uno a Efeso en el año 67.

Durante todo este tiempo, Juan Marcos recogió en “apuntes” las predicaciones de San Pedro así como otros detalles de la vida de Jesucristo, reunidos luego en lo que sería el Evangelio de San Marcos, escrito con sencillez, fluidez y estilo directo para los gentiles de Roma. Aunque no se tiene certeza de cuándo se escribió – parece que pudo ser entre los años 65 y 75 – es seguro que este evangelio es el más antiguo de los cuatro y también el más corto (16 capítulos). Escrito en griego, sirvió de fuente a Mateo y Lucas para sus evangelios.

A San Marcos se atribuye la fundación de la Iglesia de Alejandría. Las Actas apócrifas de Bernabé y de Marcos, recogidas por Simón de Metafraste, nos relatan detalles de esta misión. También nos cuentan la curación milagrosa que realizó a un zapatero que se había atravesado la mano con una lezna.

Se dice que San Marcos fue prendido por los paganos la noche del 24 de abril mientras celebraba una eucaristía. Le ataron una soga al cuello y tirando de ella le llevaron a la cárcel mientras se burlaban de él. A la mañana siguiente lo sacaron con la soga al cuello para matarlo y murió en el camino hacia el lugar de la ejecución, repitiendo las últimas palabras de Jesucristo : “en tus manos, Padre, encomiendo mi espíritu”.

La Iglesia Copta lo considera su padre fundador y, según una tradición posterior, sus restos fueron trasladados a Venecia, ciudad de la que es patrón. Su fiesta canónica se celebra el 25 de abril.

Por qué es San Marcos patrón de Torrequebradilla

No sabemos con certeza ni el porqué ni desde cuándo es San Marcos patrón de Torrequebradilla, aunque sí podemos afirmar que lo es desde hace siglos. La hipótesis con más fundamento puede ser la de su fama como defensor de la agricultura frente a las plagas de langosta.

En efecto, nuestro pueblo ha estado sometido a lo largo de los siglos a frecuentes plagas de langosta que diezmaban los campos y creaban periodos de escasez y hambre. Existen de ello numerosos testimonios escritos de los que se podría escribir largamente.

Alfredo Cazabán, en su libro “Cosas de antaño” nos explica el patronazgo de San Marcos en ciertos pueblos de la provincia de Jaén. Reproducimos a continuación lo que nos dice sobre ello:

“La ciudad de Baeza, era por los años 1449 una población digna de mejor suerte. Tras la decadencia iniciada en su antiguo poderío, habían tomado cuerpo las rivalidades entre Carvajales y Benavides que con sus bandos y riñas hacían insoportable la vida del vecindario.

No paraban aquí los males. Sus fértiles campiñas eran horrorosamente destrozadas por la langosta que allí habíase posado con abrumadora insistencia, destruyendo todos los medios de vida de un pueblo eminentemente agrícola.

La ciudad y su corregidor Pedro Coello, hicieron capítulo y acordaron tomar por patrón y abogado a San Marcos, haciendo grandes rogativas y promesas para obtener por su intercesión días de mayor bienandanza. La ciudad ofreció hacer procesión y fiesta anual con jubileo a San Marcos y dar un toro para venderlo y repartir su producto entre los pobres.

El primer año dieron por el toro quinientos maravedíes que repartió entre las personas necesitadas el canónigo Martín López de Castilla.

La langosta se fue de Baeza a los pueblos comarcanos y éstos, imitando la vocación, ofrecieron fiestas y toros, que otros pueblos ofrecieron después al ser visitados por la plaga, hasta que llegada la oportuna época ésta desapareció por completo.

La costumbre de subastar el toro y practicar obras de caridad con su producto, subsistió algunos años, pero, adulterada poco a poco quedó reducida a la presencia de un toro en la procesión de San Marcos, entre chacotas picantes vertidas a granel, con todas las malicias de que es susceptible la imaginación popular en estos países meridionales.”

La imagen de San Marcos de Torrequebradilla

La imagen del San Marcos que se venera en la actualidad en la Iglesia Parroquial de San Francisco de Paula de Torrequebradilla no es de un gran valor artístico, aunque goza de un enorme valor sentimental y devocional en nuestra villa. Fue comprada allá por los años 1940 para sustituir a la primitiva imagen que, junto a otras imágenes sagradas, todas ellas de gran valor artístico, fue lamentablemente destruida durante la Guerra Civil.

La imagen actual, realizada en escayola, tiene una altura de algo menos de un metro y fue fabricada en Olot (Gerona). Es de talla similar a otras imágenes veneradas en nuestra iglesia, como San Francisco de Paula, la Virgen de los Dolores y Nuestra Señora del Rosario, también de los mismos talleres. Ella representa al Evangelista a una edad de unos 50 años, con barba abundante y oscura, vestido con túnica verde oscuro y cinturón y cubierto por un manto de color burdeos.

Su mano izquierda porta el evangelio y la derecha una pluma. Junto a su pie izquierdo reposa un león, símbolo de este evangelista.

Una tradición propia : los roscos de San Marcos

De todos los ritos tradicionales se celebran en Torrequebradilla cuando llega San Marcos, hay uno que es específico de nuestro pueblo: la ofrenda de los tradicionales roscos de San Marcos.

Desde antiguo, la mujer del Alcalde de Torrequebradilla, en representación de la villa, ofrecía a San Marcos dos grandes roscos, de unos cincuenta centímetros de diámetro exterior y unos diez centímetros de espesor, fabricados siguiendo una receta tradicional a base de huevos, leche, harina y azúcar y decorados con almendras, frutas y merengue. Los roscos eran colocados sobre las andas del santo y atados mediante cintas de color blanco o azul celeste a sus pies.

El 25 de abril, durante los actos religiosos en honor a San Marcos, los roscos eran bendecidos por el sacerdote. Tras la misa, la imagen del santo salía de nuestra Iglesia Parroquial portada a hombros por hombres y mujeres de nuestro pueblo en dirección al Cahíz, pasando entre los campos de trigo y cebada. Desde aquí se hacía la tradicional bendición de los campos. Tras una larga procesión, algunos años bajo la lluvia, la imagen regresaba nuevamente a su iglesia entre vivas, cohetes, cánticos y música.

Días después, en un acto privado que tenía lugar en la sacristía, se hacía la partición de los roscos, que posteriormente – algunas veces los roscos se ponían duros – eran enviados a las casas de los regidores y de otras instituciones municipales (alcalde, concejales, sacerdote, médico, maestros…..)

Este ritual sigue actualmente presente en nuestras fiestas, si bien con ligeras modificaciones. En efecto, tras la fusión de los municipios de Torrequebradilla y Villargordo, la responsabilidad de la ofrenda de los roscos fue voluntariamente aceptada por las esposas de los alcaldes pedáneos, si bien actualmente los roscos son fabricados en la panadería de nuestro pueblo y donados por sus propietarios al Santo.

Otra ligera variación sobrevenida tras la llegada a nuestro país de la democracia es que hoy día, al finalizar la procesión de San Marcos, los roscos se dividen en pequeños trozos “del tamaño de un bocado” y en la puerta de la iglesia son repartidos entre todos los asistentes. Unos los comen al instante y otros los guardan, todos ellos confiando en la protección del Santo Patrón.

Desconocemos el origen y la causa de esta curiosa tradición pero sí sabemos que es una de las más antiguas de nuestro pueblo. Sin embargo nadie recuerda la presencia de toros en las fiestas de la villa. Tal vez aquí en Torrequebradilla, la ofrenda del toro a San Marcos se cambiase por la ofrenda del rosco.

Una tradición parecida a la nuestra es la de “los roscos de la caridad” de las fiestas de San Marcos de Canena, que son preparados en los días previos a la fiesta por los vecinos más jóvenes y colocados en una habitación o “sala de caridad” que cada año presta un vecino distinto. El 24 de abril la imagen del patrón es llevada a esta sala para que bendiga los roscos. El día 25 se celebra la procesión para que San Marcos bendiga los campos y al pasar por la “sala de caridad” el hermano mayor de la cofradía entrega al Santo un rosco especialmente hecho para El. Cuando la imagen del patrón llega a su iglesia, los roscos se reparten entre todos los asistentes.

Escrito por: Juan Bedmar Gonzalez

Recogido del libro: Pueblo y cultura, otoño-invierno 01-02, número 11 por Francisco Berrio Juárez

Fecha: 2001

CC BY-NC-ND 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.