La ciudad de Jaén (1246-1525). Avatares políticos e institucionales de una ciudad fronteriza

Autor: Pedro A. Porras Arboledas

En este documento podemos encontrar valiosas referencias a Torrequebradilla.

En la página 199, encontramos este párrafo:

[…] A comienzos del siglo XVI el número total de aldeas será casi el mismo del principio, si bien ello será debido a la repoblación emprendida en aquellos momentos .
En efecto, cinco serían las aldeas preexistentes (Cazalilla, Mengíbar, La Guardia, Torredelcampo y Fuentelrey) ; tres núcleos defensivos medievales repoblados a comienzos del siglos XVI (Pegalajar, Cambil-Alhabar y Campillo de Arenas); otros cinco lugares repoblados en estos momentos (Villargordo, Torrequebradilla, Cárcheles – Cárchel y Carchelejo -, Noalejo y Fuentelrey); y cuatro aldeas repobladas conjuntamente ahora (Mancha Real, Campillo de Arenas, Valdepeñas de Jaén y los Villares de Eliche). […] 

[…] Torrequebradilla, hoy englobada dentro del municipio de Villatorres junto a Villargordo, era una dehesa que en la segunda mitad del siglo XV repoblarían sus señores, los Mendoza gienenses, uno de los dos linajes principales de la ciudad. […]

En la página 205, encontramos este párrafo:

[…] La entrega de los concejos del obispado de Jaén al príncipe don Enrique en 1444 debe encuadrarse dentro de las pretensiones de Juan Pacheco, privado del príncipe, de procurarse un conjunto territorial de donde extraer concesiones de oficios y rentas a don Enrique; dicha concesión se produciría el 10 de octubre de 1444. Jaén, Baeza, Úbeda y Andújar pasaron al señorío del príncipe de forma inmediata, lo cual no quiere decir que la toma de posesión de las mismas no dejase de plantear problemas. Concretamente, en el caso de Jaén don Enrique hubo de celebrar tres concordias previas a la toma de posesión: con Juan de Mendoza, con el pueblo y con el concejo, a los que se había atraído con una importante exención de tributos. El texto del acuerdo con el pueblo no nos ha llegado, aunque su existencia está atestiguada por una cláusula de los tratos con el concejo; el alcaide Mendoza, por su parte, presentó sus peticiones el 10 de noviembre, entre las cuales estuvo su petición de que su heredad de Torrequebradilla – donde se había construido un palacio en 1439 – fuera dehesa separada del término de Jaén, lo que consiguió ocho días más tarde, lo que le dio pie para constituirse, tras poblarla, en señor de ese lugar. […]

En la página 206, encontramos este párrafo:

[…] concesión de dehesa para su heredad de Torrequebradilla, que había sido despoblada durante las luchas de años anteriores. […]

 

Ver a pantalla completa

Fuente:

http://studylib.es/doc/6129213/la-ciudad-de-ja%C3%A9n–1246-152

t.me/torrequebradilla

CC BY-NC-ND 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.